Hablamos con Mario Ortuño Gelardo

Avanza el mes de octubre, y en esta ocasión, desde Nuestras Bandas de Música contactamos con Mario Ortuño Gelardo, actual director de la Escuela, Banda y Orquesta Sinfónica de la S. M. “La Artística” de Buñol.

 

 

El director y saxofonista catralense, ha desarrollado una intensa carrera en los últimos años como director de Banda y Orquesta Sinfónica, de la mano de la Asociación de Amigos de la Música de Jumilla (AJAM) o la Agrupación Musical de Beniaján. Concretamente, desde el mes de octubre de 2019, está al frente de la S.M. “La Artística” de Buñol, consiguiendo además el pasado año la plaza de director asistente de la Orquesta de Valencia.

Con él conversamos sobre su trayectoria profesional y proyectos actuales, así como de la nueva realidad musical y otras impresiones relacionadas con el mundo de la Música. Esto es lo que nos ha contado:

P.- ¿Cómo fueron tus inicios en la Música y cómo decidiste finalmente decantarte por la dirección?

R.- Comencé mis estudios de saxofón en la S.U.M. “La Constancia” de Catral, pueblo donde nací y donde también comencé mi andadura en el mundo de la dirección, donde a los 17 años dirigía la banda juvenil. Bajo la tutela de D. Leonardo Martínez Cayuelas, director de “La Constancia”, recibí mis primeras lecciones en dirección de orquesta y tuve la oportunidad de desarrollarme como profesor y director.

No recuerdo exactamente en qué momento decidí dedicarme a la dirección, durante muchos años he ido avanzando en esta carrera sin pararme mucho a pensar el porqué, simplemente me iba apasionando cada vez más. Pero creo que hubo un momento en el que descubrí lo maravillosamente grande que es el repertorio orquestal y las muchas épocas históricas que abarca; y realmente solo la dirección permite al intérprete abordar la mayor parte de los estilos, épocas, repertorios y formaciones, desde una perspectiva global.

P.- ¿Podrías citar algunas obras y maestros directores que hayan sido referentes para ti a lo largo de tu trayectoria?

R.- Supongo que, por casualidad, a lo largo de nuestras vidas, los músicos nos tropezamos con personas y obras que condicionan nuestra trayectoria. En mi caso, uno de los primeros discos de música clásica que aparecieron por casa fue el Réquiem de Mozart (Vienner Philarmoniker y G. Solti) y recuerdo escucharla de niño una y otra vez sin descanso. Pero sería injusto depositar toda esa influencia en una sola obra, ya que, a lo largo de mi vida musical, siempre que estudio e interpreto cualquier obra, tanto en banda, orquesta, cámara… todas dejan algo de ellas en mí. Podríamos decir que, aunque haya música que me pueda gustar más que otra, todas han influido de algún modo en mi desarrollo musical.

En lo pedagógico, el maestro que más ha influido en mi carrera es D. Manuel Hernández Silva, con quien tuve la suerte de estudiar durante años y trabajar juntos en diversos proyectos y orquestas de jóvenes. Pero, soy quien soy a día de hoy, gracias a la suma de grandes y pequeñas experiencias con diversos profesores y compañeros. Personas como Leonardo Martínez, José Miguel Rodilla, George Mark, Álvaro Albiach, Andrés Salado, Ramón Tébar, José Rafael Pascual Vilaplana, José Miguel Romero, Jan Cober… todos ellos, algunos de manera más intensa que otros, han influido en mi manera de comprender esta profesión desde un profundo respeto y disciplina.

P.- Hace un año aproximadamente, llegaste a tu nueva casa, “La Artística” de Buñol. ¿Cómo afrontaste el reto de dirigir a un colectivo de tanto prestigio y qué balance harías de este primer año al frente del mismo?

R.- Pues la verdad que lo asumí con muchísima ilusión. Para cualquier director asumir la dirección de una entidad musical tan importante como “La Artística” de Buñol es toda una responsabilidad y un privilegio. Teniendo en cuenta el enorme nivel musical de sus componentes, tradición e infraestructuras, permite abordar prácticamente cualquier repertorio o proyecto, y eso es un aliciente impagable para cualquier director joven con aspiraciones.

Yo pienso que para que un proyecto de esta envergadura comience a dar frutos reales, es necesario que pase un tiempo prudencial donde, tanto el director se adapte a la idiosincrasia y costumbres del pueblo, como que los músicos se adapten a la manera de trabajar del nuevo director. Pero aun así, desde el primer momento me he sentido muy cómodo y la respuesta de la Banda durante los primeros meses del curso pasado fue estupenda, alcanzando un gran nivel en los diferentes conciertos que se dieron con anterioridad al confinamiento.

P.- ¿De qué manera estáis intentando enfocar los esfuerzos y el trabajo para adaptar la Escuela, y hacer frente a la nueva realidad generada por la pandemia sin que se pierda ninguna generación en el camino?

R.- Como director de la Escuela de Música me preocupa mucho las consecuencias educativas y sociales que puedan derivar de esta situación. En la Sociedad no se está escatimando esfuerzos en dotar a la escuela de todo lo necesario para garantizar la seguridad e higiene de las instalaciones y la adaptación de la enseñanza a las nuevas tecnologías. Aún con todo, pretendemos que los lazos de unión personal tan importantes en nuestras sociedades musicales no se pierdan y, dentro de lo que sea seguro, queremos que nuestros alumnos disfruten del hecho de formar parte de una sociedad musical como la nuestra.

P.- En cuanto a la Banda y la Orquesta, ¿cómo describirías el perfil de la plantilla y cuál es la línea de trabajo que llevas a cabo en estos momentos?

R.- Coordinar una plantilla con un número tan elevado de músicos es una tarea verdaderamente difícil. Hay que tener en cuenta que en una sociedad tan grande hay músicos de muchos perfiles distintos: profesionales que tienen sus puestos de trabajo lejos de Buñol, profesores de la escuela, estudiantes, amateurs… Yo me planteo una línea de trabajo acorde al nivel de exigencia necesario en una entidad del prestigio de “La Artística”, pero sin olvidar la labor pedagógica y de trabajo para con los estudiantes y amateurs. Creo que el objetivo está en encontrar ese equilibrio entre aspirar al máximo nivel posible contando con el enorme número de profesionales con que se cuenta, y del mismo modo, hacer un gran trabajo de base para que la gente amateur y los estudiantes disfruten en su banda y aporten su máximo.

En estos momentos esperamos retomar la actividad de la banda y de la orquesta controlando mucho el aforo, la distancia y la higiene. Vamos a realizar mucho trabajo seccional, pero la intención es que después de tanto tiempo podamos sentir de nuevo el trabajo de un colectivo unido.

P.- Los pasados meses de julio y agosto, el Ayuntamiento de la ciudad puso en marcha un Ciclo de Conciertos “Con seguridad”, en formato reducido y con un repertorio muy poco habitual. ¿Cómo valoras la experiencia y qué nos puedes contar sobre el nivel del repertorio escogido para la ocasión?

R.- Después de la experiencia vivida este verano me siento muy orgulloso del trabajo y resultado obtenido. Coordinar cinco conciertos en un periodo de un mes, donde han participado un total de 136 músicos en diferentes formaciones, con repertorio de muy alto nivel y respetando todas las medidas de seguridad ha sido todo un reto tanto para músicos como para el equipo directivo de la sociedad.

Durante este ciclo hicimos conciertos de grupos metales, grupos de madera y cuerda, el día 2 de agosto interpretamos la Ópera de los tres peniques, con la colaboración de Fernando Palacios; el día 7 de agosto programamos “la creación del mundo” de D.Milhaud y Danzas Sinfónicas de Rachmaninoff con orquesta de cámara; y para finalizar el ciclo el 16 de agosto, el concierto titulado “Solos en América” incluía “Quiet city” de A. Copland, Concerto de F. Gulda para violonchelo, Ebony Concerto de I. Stravinsky y Prelude, Fugue and Riffs de L. Bernstein.

Para mí ha sido un verano muy especial donde he tenido la oportunidad de trabajar más detenidamente con las diferentes secciones de la Sociedad y conocer más en detalle a cada uno de los componentes de la misma.

P.- Aunque la nueva realidad genera en ocasiones incertidumbre, si la situación mejorase, ¿qué sueños y proyectos propios te gustaría cumplir en un futuro con “La Artística” de Buñol?

R.- Desde que se decretó el estado de alarma todos los proyectos que teníamos en marcha se paralizaron de golpe. En abril teníamos previsto un concierto donde actuaría de solista el saxofonista Arno Bornkamp; en junio la banda sinfónica iba a realizar un concierto en el Tönhalle de Zurich; en la clausura de la Bienal de Músicas en Buñol hubiésemos acompañado a Olivier Patey (solista de clarinete de la Concertgebauw de Amsterdam); y por supuesto, se canceló el que hubiese sido mi primer Mano a Mano.

No obstante, mantengo como el primer día la ilusión por llevar a cabo proyectos que están en la mente de todos los componentes de la Sociedad: participar en certámenes, grabación de discos, viajes y conciertos en grandes auditorios, estreno de obras de nuevos compositores, etc. Pero paralelamente a todos esos proyectos está el objetivo prioritario: que tanto músicos como socios y simpatizantes disfruten de cada paso que se da, de cada ensayo y de cada concierto; y que del mismo modo sigan dispuestos a esforzarse, ofreciendo lo mejor de cada uno al proyecto común.

P.- Dada la situación actual en la que se encuentra el mundo de la Cultura, a todos nuestros invitados le preguntamos por la situación que vive la Cultura en estos momentos. ¿Qué mensaje enviarías para reivindicar la Música como bien necesario en nuestra sociedad?

R.- Pienso que España actualmente es uno de los países de Europa con mayor talento musical. Sin embargo, somos un país con una tradición muy corta históricamente con respecto al resto de países europeos. Esto se traduce en una clase política y social que no termina de reconocer lo importante de conservar y apoyar la cultura musical. Y en momentos de crisis como el que atravesamos, la sociedad en su conjunto no debe menospreciar la importante labor cultural que desarrollan los auditorios y salas de conciertos. Sin cultura, sin educación y sin música nos convertiremos en una sociedad menos crítica, menos sensible y menos humana.

P.- Mario ha sido un placer hablar contigo y conocer más de cerca tu labor profesional, desde Nuestras Bandas de Música te felicitamos por ella. Para terminar, ¿te gustaría destacar o añadir algo más?

R.- Agradecer a Nuestras Bandas de Música el interés por realizarme esta entrevista y poner en valor la fantástica labor de difusión que hacéis de nuestras sociedades musicales. Aprovecho esta oportunidad para expresar mi profundo respeto, admiración y ánimo a Octavio Hernández, todo un referente de profesionalidad, generosidad y amor por las sociedades musicales.

Pues con estas palabras de Mario Ortuño finalizamos esta entrevista, no sin antes agradecerle su amabilidad. Muchas gracias Mario, hasta pronto.

Cecilia Ortuño.

Colaboradora NBM.  


Mario Ortuño Gelardo

Natural de Catral (Alicante), ha desarrollado una intensa carrera en los últimos años, tanto en el ámbito de la banda como en el de la orquesta sinfónica.

Discípulo del maestro D. Manuel Hernández Silva, ha realizado numerosos cursos de dirección de orquesta y banda con los profesores D. Álvaro Albiach, D. Jan Cober, D. Georg Mark, D. José Rafael Pascual Vilaplana, D. José Miguel rodilla, D. Andrés Salado… Y como director asistente de la Orquesta de Valencia ha trabajado con directores de la talla de Josep Caballé, Karel Mark Chichón, Alexander Soddy, Pablo Heras Casado, Elji Oue, Cristóbal Soler o Ramón Tébar.

Durante los últimos años ha dirigido la Orquesta de Cámara de la Universidad de Murcia, Orquesta Sinfónica de Córdoba, Orquesta Sinfónica “Ciudad de Elche”, Orquesta del Conservatorio Superior de Jaén, Orquesta de Jóvenes de Andalucía, Joven Orquesta Nacional de España (JONDE), Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, Orquesta de Extremadura y Orquesta de Valencia. En 2017 obtiene el premio concedido por los profesores de la Orquesta Filarmónica de Málaga en el I Curso/Concurso Magistral de Dirección de Orquesta, el cual lo ha llevado como director invitado en el ciclo “Frente al Mar” en 2019.

Ha sido director de la banda y escuela de Música de la Asociación Jumillana de Amigos de la Música (2008-2015) y director de la Agrupación Musical de Beniaján (Murcia) (2014-2019). Con esta agrupación ha conseguido el segundo premio en la XI edición del Certamen Internacional “Vila de la Sénia” y el primer premio y mención de honor en la XXVII edición del Certamen Nacional “Ciudad de Murcia”, ambos en 2017.

Fue director invitado de la Banda Sinfónica de la S.M. “La Artística” de Buñol en el concierto que esta ofreció entre las actividades programadas por la WASBE Conference 2019, realizando el estreno en Europa de la última sinfonía de David Maslanka, Symphony nº 10 “The River of Time”.

Actualmente es director titular de la Banda y Orquesta Sinfónica de la S.M. “La Artística” de Buñol y director asistente de la Orquesta de Valencia.

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Noviembre 2020
L M X J V S D
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Fotogalerías NBM

Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline