Entrevistamos a Teo Aparicio Barberán

Nous temps nous vents, The Rise of the Phoenix, Cue Sheets, State of mind, Portraits of Spain, o Lluna Mediterrània, son algunas de las obras que componen el amplísimo catálogo del compositor con el que hoy conversamos, Teo Aparicio Barberán.

El compositor natural de Enguera es en la actualidad uno de los autores de música de banda de mayor proyección internacional, y a través de la siguiente entrevista intentaremos conocer más en profundidad su faceta compositiva, principalmente.

 

 

P. ¿Qué significa la composición para ti y qué aporta en tu día a día?

R.- Sin duda, la composición es, dentro de mis otras actividades como músico, la que más me motiva. Cuando pasas el resto del día realizando tu trabajo rodeado de personas (bien sean alumnos/as o compañeros de profesión) y de alguna manera, dependes de todos ellos para satisfacer tu inquietud como artista la labor creativa aunque solitaria es muy, muy gratificante. La verdad es que la figura del compositor me ha fascinado desde muy pequeño. Ya cuando era un joven músico de la banda de mi pueblo me gustaba hacer pequeños arreglos de canciones conocidas o trataba de adaptar para banda algún fragmento de banda sonora. Posteriormente cuando estaba cursando los estudios de armonía me permitía hacer algunas modestas composiciones para diferentes plantillas instrumentales, y como no, algún que otro pasodoble de juventud. El primer trabajo interpretado en público fue un Himno que escribí en el año 1.991 para la población francesa de Marcillac y que fue estrenado por la banda de Enguera en un viaje realizado a esta población. Estos días acabo de comenzar mi trabajo 107. Ya ha llovido un poco desde entonces, ¿no os parece?

P.- Teniendo en cuenta tu amplia experiencia, ¿cómo definirías tu propio estilo compositivo a nivel general y qué características o valores crees que te definen mejor?

R.- Trato de moverme dentro de una línea que me permita utilizar un lenguaje moderno y actual sin llegar a caer en la tentación de la música estrictamente comercial. Una de mis grandes preocupaciones es no caer en un estilo demasiado superficial y que fruto de ello mi música sea excesivamente “previsible”. Intento en cada uno de mis trabajos demostrar una evolución continua y una constante búsqueda de sonoridades y texturas diferentes. En cuanto al lenguaje utilizado va en función del tipo de obra y de para quién está dirigida. Los sistemas compositivos muy rígidos como el serialismo integral, etc. me someten en exceso. Prefiero procedimientos como el del tratadista francés Edmon Costère, el americano Vincent Persichetti, o el sistema de escalas de Messiaen.  Todo esto en el ámbito de la música camerística o sinfónica. En el ámbito de la música de banda ya depende de otras variables que, en ocasiones, se escapa a mi propia elección pues el mundo editorial exige por desgracia ciertos rasgos estéticos para una mejor divulgación y venta de la música editada. A pesar de esto, y como ya he dicho, siempre procuro moverme en la línea de lo que el mercado obliga y a mí me apetece escribir.

P. El repertorio de banda está muy presente en tu catálogo de composiciones, ¿qué ventajas destacarías en cuanto a las posibilidades tímbricas y de plantilla que ofrece este tipo de formación?

R.- A diferencia de lo que mucha gente piensa, escribir para banda resulta muy difícil sobre todo desde un punto de vista tímbrico. Cuando compones para orquesta, coro, o cualquier otra combinación camerística, no tienes delante de ti tantos problemas de instrumentación. No debemos dejar de pensar que se instrumenta la música para banda siempre se enfrentan “vientos contra vientos”. Pongo un ejemplo: en una orquesta es muy simple escribir una intervención solista de clarinete en su registro medio-grave arropada únicamente por las cuerdas. Esta misma intervención solista necesita un tratamiento especial en la banda para que la densidad y color de otros instrumentos no interfiera en el sonido opaco a la vez que cálido del clarinete. Por otro lado justo es decir que hoy por hoy las bandas asumen cualquier tipo de reto a la hora de estrenar tus trabajos cosa que no ocurre en el mundo orquestal donde sacarlos del repertorio universal es mucho más complicado. Es por esto que la banda es un medio muy versátil para abordar cualquier tipo de propuesta estética. Cada vez más son las bandas que incluyen obras de un lenguaje, digamos, menos convencional, y con excelente aceptación por parte del público. Esto es una buena señal.

P. Si hablamos del repertorio de música de viento y de la evolución del mismo, ¿qué te llama la atención de la evolución del mismo? Bajo tu punto de vista, ¿cómo se puede programar con “coherencia”?

R.- Siguiendo el hilo de la anterior pregunta incido en que el lenguaje de la música para banda ofrece un montón de propuestas diferentes, complementarias y, la mayoría,  muy interesantes. No nombraré a ningún compañero porque no quiero dejarme a nadie “en el tintero”, pero puedo afirmar sin temor a equivocarme que, la comunidad valenciana tiene un elenco de autores que no tiene parangón en todo el mundo. Otra cosa distinta es que dispongamos de la “maquinaria de marketing” o de difusión de la que gozan los autores vinculados a potentes editoriales como De Haske, Hal Leonard, etc. En este abanico de distintas propuestas hay compositores de música más comercial, otros autores con un lenguaje más en la línea del sistema tonal y otros más vanguardistas. Al respecto de programar con coherencia también me atrevo a decir que, en general, se ha avanzado bastante a este respecto. Cada vez más se realizan programas de concierto temáticos en los que un hilo conductor unifica las obras incluidas y programas en los que las obras se han elegido siguiendo un patrón y un criterio de coherencia apropiado. No olvidemos las transcripciones de música orquestal. Hace unos años publiqué un artículo en la revista “Música i Poble” que se titulaba: “Programar con coherencia: música original, transcripciones también, por favor”. Creo que el título resume perfectamente mi opinión al respecto.

P. Tu música tiene una gran proyección nacional e internacional. De hecho, en la próxima edición del Certamen Internacional de Valencia, dos de tus obras, en formato de libre y obligada, serán protagonistas. Háblanos de ellas y de cómo afrontas este tipo de noticias y retos.

R.- Efectivamente, en el caso de la obra obligada de la tercera sección “Portraits of Spain” comentar que la compuse en 2004 y que, sin duda, es la obra de mi catálogo que más se ha interpretado en todo el mundo. Actualmente está distribuida en España por Beriato/De haske y en EEUU por Hal Leonard. Es una composición escrita “a la carta” por encargo del editor y director belga Ben Haemhouts que deseaba tener en su catálogo una obra con rasgos y carácter marcadamente español. No es un trabajo de grandes pretensiones a nivel estilístico pero reconozco que funciona muy bien tanto en agrupaciones más modestas como en bandas de nivel más elevado. Creo que el reto para las bandas extranjeras en este caso será encontrar el “gesto” interpretativo adecuado para las seguidillas, fandango, copla valenciana, etc. que aparecen en la obra como muestra del rico patrimonio folclórico que tiene nuestro país.

En el caso de la obra “Winds of memory” que estrenará mi querida y admirada “Entusiasta” de Benifairó de la Valldigna estamos hablando de una obra totalmente distinta. Cuenta con una amplia instrumentación y el nivel de dificultad, tratándose de una obra para primera sección, es más que considerable. La obra está basada en un poema escrito ex profeso para la ocasión por mi estimadísimo amigo Francisco Santonja Davó, con el que he colaborado un diferentes proyectos y que tiene que ver con la reflexión del ser humano sobre lo crucial de valorar nuestros recuerdos como principal bagaje en el transcurrir de nuestra vida. ¡Venga!, os dejo una pequeña muestra del mismo:

“Y entendí la amistad, rememorando amigos de antaño

y hogaño, de los que marcharon y de los que llegaron.

Todo eterno, volátil, efímero. Composición arrítmica,

distorsionada, sucedáneo del amor, a veces excelsa virtud…”

A pesar de estar inspirada en un texto literario, no es, ni de lejos, una obra programática. Me he limitado a reflejar (como en algunas obras de mi catálogo) las sensaciones o estados de ánimo que cada una de las secciones del poema me causan y las reflexiones a las que inducen. Espero haber sembrado la curiosidad en los lectores de NBM y que el día 18 de Julio vengan al Palau de les Arts a escuchar la obra.

P. Sin duda, la composición es una profesión muy exigente, a nivel general ¿qué consejo le darías a un joven que quiera seguir tus pasos?

R.- La composición requiere una gran dosis de vocación pero, indudablemente, si queremos escribir con garantía debemos prepararnos bien y adquirir las estrategias y técnica apropiada. Por otro lado es necesario que marquen bien su camino y no se dejen llevar por inconsistentes efectos “cosméticos” para su música. Del mismo modo que he comentado que tenemos muchos y grandes compositores en nuestra comunidad justo es decir que hay también una gran cantidad de obras con poca o ninguna personalidad y que se limitan a imitar (usualmente con poca fortuna) lo que otros compositores ya han hecho cientos de veces. La razón es que hoy está al alcance de cualquier músico escribir (que no componer) en un editor digital de partituras e incluso escuchar el resultado con su orquesta o banda virtual. Esto posibilita que el catálogo se haya multiplicado, pero puedo garantizar que, si el autor/a de estas obras no tiene la preparación suficiente, esta música aportará poco o nada a lo ya escrito. Cada compositor/a debe elegir cual es su propuesta estética (todas respetables si se abordan con rigor y seriedad) pero incluso, en el caso de las más comerciales, no hay que caer en patrones o clichés ya explotados hasta la saciedad por otros compositores (en muchos casos influenciados por la música de cine, etc.)

P. ¿Qué nos puedes adelantar en cuanto a otros próximos proyectos u objetivos?

R.- La verdad es que necesito unos “compases de espera”. Hace un año y medio aproximadamente tuve algunos problemas de salud relacionados con la ansiedad y tras meditarlo y comentarlo con mi familia decidí cambiar un poco el roll de trabajo. Ahora intento ser mucho más selectivo con todo lo que hago pues pienso que la salud es lo principal. Hace unas semanas que entregué la obra “Winds of Memory” e inmediatamente tuve que musicalizar un cortometraje para la Escuela de Cine de Reus y que ha dirigido mi hijo Adrián. En breve, comenzará a proyectarse en algunos festivales. Además de algunos conciertos que tengo como director invitado, tengo en marcha un nuevo proyecto de elaboración de un programa de música orquestal con adaptaciones de obras de mi añorado maestro Luis Blanes y en el que incluiré también una obra mía que escribí hace unos años para orquesta de cuerdas y mezzo, Bienvenido amigo diablo. Además tengo siempre tres o cuatro encargos de los que vas posponiendo por priorizar otras cosas pero que pondré en marcha este verano.

P. Para terminar, te vamos a pedir que describas una de tus obras (más reciente, antigua…) y elijas una de las versiones que recuerdes con especial cariño para terminar esta entrevista con el vídeo de la misma.

R.- Empiezo por decir que para un compositor lo más importante es que su música se toque y desde esa premisa agradezco siempre de corazón a los intérpretes, directores, bandas, orquestas su deferencia programando alguna de mis obras. Pero bueno, como me pides que elija una se me ocurre que pongáis el divertimento “CUE SHEETS”. Esta obra la escribí en 2008 para el 125 Aniversario de la S.M. “La Artística de Buñol” dirigida en ese momento por Henrie Adams. La obra se estrenó en el “Mano a Mano” de ese año y bueno, tengo una sensación muy agridulce de ese día porque, después de haber esperado el estreno durante meses, coincidió con un ictus cerebral que tuvo mi padre horas antes del concierto. Finalmente sí pude asistir al concierto y realmente fue un cúmulo de sensaciones encontradas que no podré olvidar.

Me imagino que los lectores se preguntan por qué el título “Cue Sheets”. Bien, decir que  la música que se tocaba en vivo en las salas de los años 20, la que acompañaba a los primeros filmes, recibía el nombre de “Cue Sheets”. En general, se buscaba con esta música "reflejar el clima de la escena en el espíritu de quien la escucha y estimular de manera más fácil e intensamente en el espectador las emociones cambiantes de la historia en imágenes".  Las Cue Sheets  facilitaban el trabajo de los músicos, podían hacer su propio orden de trozos musicales de acuerdo a las secuencias del film; incluso habían películas que traían estipuladas qué tipo de Cue Sheets ocupar para qué escena. Esta suite sinfónica para banda recrea musicalmente algunas de las atmósferas más comunes en la música escrita para cine siendo simplemente diferentes impresiones, o sensaciones que quise reflejar en cada una de estas “hojas musicales”.

La obra tiene cinco movimientos:

  • Music for a tragedy
  • Static atmosphere
  • Characters
  • Jubilee
  • Celebration March

Quiero también aprovechar para manifestar mi agradecimiento a mi amigo y extraordinario director Henrie Adams (considerado uno de los mejores directores de banda del mundo) por confiar en aquel momento, como en otros muchos, en mi música. También, como no a esa gran sociedad musical que es “La Artística” de Buñol. Me produce una enorme tristeza que el proyecto común que compartieron durante tres décadas no terminara como todos hubiéramos deseado. Lo que es innegable es que el nombre de esta banda y el de Henrie Adams, estarán unidos para siempre, pese a quien pese, avalado por el impresionante palmarés de premios y excelentes resultados artísticos mantenidos durante tantos años. Este hecho no es interpretable. Ha sido una realidad.

Este es el video de la obra:

Muchas gracias Teo por haber contestado nuestras preguntas. Por último, ¿te gustaría añadir algo más?

R.- Bien, no quiero dejar pasar la ocasión de utilizar este enorme “altavoz” que es la plataforma NBM para lanzar un mensaje de ánimo a toda la sociedad española y valenciana y especialmente a todo el colectivo musical. En un tiempo en el que se vive tan deprisa, de repente, nos vemos obligados a dar un frenazo y a reorganizar nuestro tiempo en nuestro confinamiento domiciliario. Si hay una forma idónea de evasión es la música. Utilicemos esta fantástica herramienta para, no sólo reencontrarnos con el estudio individual, sino a compartir con nuestra familia lo mejor de cada uno. ¿Qué tal un concierto íntimo para un público selecto?

Por último, quiero agradecer a Nuestras Bandas de Música el tremendo cariño y atención que siempre tienen conmigo. La labor de difusión, tanto a nivel nacional como internacional, que esta plataforma ofrece debe ser valorada y reconocida por todo el colectivo bandístico de nuestra comunidad. Muchas, muchas, muchas gracias por vuestra dedicación.

Con estas palabras del compositor Teo Aparicio Barberán ponemos punto y final a esta nueva entrevista del portal web Nuestras Bandas de Música.

Teo, ha sido un placer conversar contigo, muchas gracias por atendernos y te deseamos lo mejor en el futuro.

Cecilia Ortuño.

Colaboradora NBM.


Un poco más sobre Teo Aparicio Barberán:

Nace en Enguera (Valencia)  en 1.967 comenzando sus estudios en la banda de su pueblo de la mano de M.Vidal  eligiendo como instrumento el Saxofón. Estudia en los conservatorios de Xátiva, Carcaixent, y Superior de Valencia, consiguiendo dos menciones de Honor en el grado medio y superior en el Concurso para premio extraordinario.     Han sido sus profesores de saxofón Francisco Moral, Miguel Llopis y Gregorio Castellano, ampliando sus estudios posteriormente con  Antonio Daniel, Manuel Miján,  Pedro Iturralde y Jean Marie Londeix.

Paralelamente a sus estudios de saxofón, estudia contrabajo, piano, armonía, contrapunto, fuga, composición y dirección de orquesta en los conservatorios de Carcaixent, Valencia y Gerona. Recientemente ha adquirido el título de Doctor por la Universidad Cardenal Herrera CEU con el reconocimiento de “Cum Laude”.

Durante tres años asiste en Gerona, a los cursos dirección de orquesta con Bruno Membrey y de composición y orquestación con Carl Schahter. El compositor y director Bernardo Adam Ferrero contribuye a su formación además del compositor  alcoyano Luis Blanes,  verdadero mentor en su carrera musical.

En su catálogo aparecen más de un centenar de obras tanto sinfónicas como camerísticas, habiendo dedicado también un capítulo especial a la música para niños con la incorporación de coros de voces blancas.

Su música ha sido editada por Piles, Tot per l´aire, Ed. Albadoc, por la prestigiosa editorial belga Beriato y la americana Hal Leonard.

Su música ha sido interpretada en Austria,  Alemania, Francia, Portugal,  Japón, Estados Unidos, Suiza, Bélgica, Costa Rica  y en el prestigioso Certamen Internacional de Kerkrade (Holanda).  Solistas de talla internacional como el saxofonista Manuel Miján, el trombonista Armin Rosin , el cuarteto “Adolphe sax”  , el trompetista Thomas Scheibe y Raul Junquera, el trompista Abel Pereira, el tubista Vicent López, las flautistas Marta Navarro y Ana María Ribeiro y prestigiosos conjuntos instrumentales como “Swiss Army Band”, Cuarteto de clarinetes “Vert”,  “Mannheim´s Music Schole Symphonic  Band”,  “Madrid Brass Band” , “Rundfunk Blasorchester-Leipzig”,   “Mare Nostrum” , Banda Municipal de Valencia,  Banda Sinfónica de la Sociedad Musical “La Artística” de Buñol, Banda sinfónica del Conservatorio Superior de Tenerife,  ARMAB de Portugal, Banda de los “Royal Guides” de Bélgica han estrenado su música.

También desarrolló parte de su actividad profesional vinculado a la música ligera siendo miembro y arreglista del grupo Zíngaros, una de las más longevas agrupaciones de nuestra comunidad.

Ha sido director titular de las bandas de Enguera,  Fuente la Higuera,  Banda Sinfónica de Vva. de Castellón, Banda Sinfónica de la A.M. “L´Amistat”de Quart de Poblet,  de la Unió Musical d´Alaquàs, de la Primitiva Setabense de Xátiva y de la S.M. “L’Entusiasta” de Benifairó de la Valldigna consiguiendo al frente de las mismas diferentes premios en distintos certámenes. También ha sido fundador   y primer director de la orquesta de cámara”Gaspar Cassadó” y director de la Kamerata Orquestale. En las temporadas 2007 a 2009 fue sido titular de la banda sinfónica de la F.S.M.C.V. y en las temporadas 2016 y 2017 fue director artístico del proyecto PROESO.

Como director invitado ha realizado conciertos con la U.M. de Monserrat, Orquesta de cámara de L´Ampurdá,  Ensemble y Coro  M. Palau, Banda “Lira Saguntina”, Banda Sinfónica del Ateneo Musical y de Enseñanza Banda Primitiva de Lliria , Banda Municipal de Palma de Mallorca, Banda Municipal de Alicante, Banda sinfónica “La artística” de Buñol, Banda de jóvenes de Santa María da Feira (Portugal), banda sinfónica ARMAB de Portugal, Orquesta Sinfónica de Albacete, Banda del Ministerio de Defensa Ruso “Red Army Band”,  Banda Municipal de Valencia, Banda Municipal de A Coruña, Banda Sinfónica de Nariño (Colombia) la Banda Municipal de Nishinomiya-Osaka (Japón).

Fue director invitado en la Banda Nacional de Conciertos de la Habana en su 105 Aniversario otorgándosele  la batuta del maestro Tomás Boufartigue. También este mismo año dirige  la Banda Sinfónica Nacional de San José de Costa Rica siendo además profesor del curso de dirección de banda organizado por la Universidad de Arte de la ciudad de San José. Además, durante los años 2008, 2009 y 2016 ha impartido clases de dirección y orquestación en diferentes talleres organizados por el Ministerio de Cultura de Colombia.

Ha realizado conferencias en organismos tan prestigiosos como la Academia de Música Gnesins en Moscú, el instituto Piaget de Viseu (Portugal), la universidad Berklee (Campus Valencia) o la Universidad de Osaka (Japón).

Ha participado como miembro de tribunal en concursos de Composición y de  Interpretación tanto a nivel nacional e internacional.

Su música aparece registrada en más de 30 Cd,s grabados tanto en España como en Portugal, Holanda, Bégica, Alemania, etc.

También ha realizado diferentes grabaciones para radio y televisión como el monográfico titulado “Com son com sónen”. Desde 1.994  es profesor de música en enseñanza secundaria dependiente de la Generalitat Valenciana,  miembro,  como compositor de la W.A.S.B.E (World Asociation Symphonic Bands and Ensembles y de CO.SI.CO.VA. (Compositores Sinfónicos Valencianos) y miembro numerario de la Ilustre Academia de la Música Valenciana. Su nombre aparece reseñado en el libro “Mil músicos valencianos” y en el diccionario enciclopédico de Música de la Generalitat Valenciana. En 2012  le ha otorgado el PREMIO EUTERPE a la creación sinfónica por su obra The Rise of the Phoenix.

Más información en:

www.teoaparicio.com

Puedes hacer comentarios!

PINCHA para escuchar la emisión en directo de hoy del programa NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA
PINCHA para escuchar la emisión en directo de hoy del programa NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA

CALENDARIO DE EVENTOS

Marzo 2020
L M X J V S D
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline